PRIOR TEMPORE, POTIOR IURE

« Back to Glossary Index

Primero en el tiempo, mejor en el derecho. Ejemplo de uso por la Sala de Casación Civil: “En el caso que los títulos tengan el mismo origen, —siempre y cuando esté determinada la identidad del bien objeto de litigio, con el bien reflejado en el título— debe recurrirse a la regla de anterioridad de la adquisición (Prior Tempore Potior Iure), que significa, primero en fecha, preferible en derecho, pues al estar sometidos los títulos a la formalidad registral de su asiento, para su validez ante terceros, conforme a los estatuido en los artículos 1920 y 1924 del Código Civil, el elemento decisivo lo constituye la prioridad del asiento registral, y a falta de este, el acto anterior prevalecerá sobre el otro, como lo señala el viejo adagio (In Sollemnibus Forma Dat Esse Rei), que informa, en los actos solemnes la forma da existencia de la cosa, dado que, si se ha realizado una primera enajenación, en cuya virtud se ha desprendido su autor del derecho de propiedad, es obvio que, desprovisto del atributo de disponer, ya no podría volver a enajenar a otro el mismo derecho u otro incompatible con el primeramente dispuesto, pues nadie puede transmitir un derecho que no tiene, conforme a los antiguos adagios latinos (Nemo Dat Quod Non Habet), que señala, nadie transfiere la propiedad de lo que no le pertenece, y (Nemo Plus Iuris Ad Alium Transferre Potest Quam Ipse Habet), que indica, nadie puede transmitir a otro más derecho que el que por sí mismo tiene” (subrayado nuestro). Véase la sentencia completa: http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scc/octubre/rc.00573-231009-2009-09-107.html

« Back to Glossary Index

GRACIAS POR SUSCRIBIRTE