DERECHO DE ASOCIACIÓN

« Back to Glossary Index

Es el derecho humano que tiene toda persona de unirse con otros en forma voluntaria y durable para la realización común de un fin lícito. Se trata, entonces, de un derecho humano que consiste en la facultad de unirse y formar grupos, asociaciones u organizaciones con  objetivos lícitos. La libertad de asociación supone, además, la facultad del individuo de retirarse de una agrupación o de negarse a formarla.

La Convención Interamericana de Derechos Humanos, señala que el ejercicio de este derecho solo puede estar sujeto a restricciones previstas por ley en interés de la seguridad nacional, de la seguridad o del orden público, o para proteger la salud o la moral públicas o los derechos y libertades de los demás.

Es necesario señalar que, entre los derechos humanos no existen jerarquías, sino que están relacionados entre sí de forma tal, que es imposible su plena realización sin la satisfacción simultánea de los otros, esto se conoce como interdependencia de los derechos humanos. En ese sentido, por ejemplo, no tendría sentido hablar de derecho de asociación, sino se garantiza también la libre práctica de ese derecho o el derecho a libertad de expresión o la libertad de prensa.

Artículo 16  de la Convención Interamericana de Derechos Humanos:

  1. Todas las personas tienen derecho a asociarse libremente con fines ideológicos, religiosos, políticos, económicos, laborales, sociales, culturales, deportivos o de cualquiera otra índole.
  2. El ejercicio de tal derecho sólo puede estar sujeto a las restricciones previstas por la ley que sean necesarias en una sociedad democrática, en interés de la seguridad nacional, de la seguridad o del orden públicos, o para proteger la salud o la moral públicas o los derechos y libertades de los demás.
  3. Lo dispuesto en este artículo no impide la imposición de restricciones legales, y aun la privación del ejercicio del derecho de asociación, a los miembros de las fuerzas armadas y de la policía.

Jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el Derecho de Asociación:

Caso Baena Ricardo y otros vs Panamá:

…160. Consta en el acervo probatorio del presente  caso que al despedir a los trabajadores estatales, se despidió a dirigentes  sindicales que se encontraban involucrados en una serie de reivindicaciones.  Aún  más, se destituyó a los  sindicalistas por actos que no constituían causal de despido en la legislación  vigente al momento de los hechos.  Esto  demuestra que, al asignarle carácter retroactivo a la Ley 25, siguiendo las  órdenes del Poder Ejecutivo, se pretendió darle fundamento a la desvinculación  laboral masiva de dirigentes sindicales y de trabajadores del sector público,  actuación que sin duda limita las posibilidades de acción de las organizaciones  sindicales en el mencionado sector.

 (…)  

  1. La Convención Americana es muy clara al  señalar, en el artículo 16, que la libertad de asociación sólo puede estar  sujeta a restricciones previstas por la ley, que sean necesarias en una  sociedad democrática, y que se establezcan en interés de la seguridad nacional,  del orden público, de la salud o de la moral públicas o de los derechos o  libertades de los demás.

(…)

  1. Asimismo, la Convención no se limita a exigir  la existencia de una ley para que sean jurídicamente lícitas las restricciones  al goce y ejercicio de los derechos y libertades, sino que requiere que las  leyes se dicten por razones de interés general y con el propósito para el cual  han sido establecidas.

 

  1. Para arribar a conclusiones sobre si el Estado  vulneró el derecho a la libertad de asociación, la Corte toma particularmente  en cuenta las afirmaciones contenidas en la demanda de la Comisión, las  constancias que figuran en el expediente y las Recomendaciones del Comité de  Libertad Sindical de la OIT, al resolver el caso No. 1569, las cuales no fueron  contradichas o desvirtuadas por el Estado, en relación con los siguientes  hechos: a) que la Ley 25 se expidió 15 días después de los hechos que dieron  origen al presente caso; b) que no se observó la normativa referente al fuero  sindical en relación con el despido de trabajadores; c) que fueron obstruidas  las instalaciones e intervenidas las cuentas bancarias de los sindicatos; y d)  que numerosos trabajadores despedidos eran dirigentes de organizaciones  sindicales.

 

  1. No ha sido demostrado ante la Corte que las  medidas adoptadas por el Estado fueron necesarias para salvaguardar el orden  público  en el contexto de los  acontecimientos, ni que guardaron relación con el principio de  proporcionalidad; en suma, la Corte estima que dichas medidas no cumplieron con  el requisito de “necesidad en una sociedad democrática” consagrado en el  artículo 16.2 de la Convención.

 

  1. En razón de lo expuesto, la Corte concluye que el Estado violó el derecho a la libertad de asociación consagrado en el  artículo 16 de la Convención Americana, en perjuicio de los 270 trabajadores  (…).” (Énfasis propio)

Para descargar la sentencia completa, visitar: http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/Seriec_72_esp.pdf

« Back to Glossary Index

GRACIAS POR SUSCRIBIRTE